Si nada lo remedia, en 2045 casi el 25% de la población mundial será obesa

25 Mayo 2018

Esta es la grave conclusión a la que llega un reciente estudio presentado el pasado 23 de Mayo durante la celebración del Congreso Europeo sobre la Obesidad de 2018 que se está celebrando en la ciudad de Viena, Austria.

Este estudio ha sido realizado por los doctores Alan Moses y Niels Lund y en él se analizan los datos relativos a la prevalencia de la obesidad y la diabetes tipo 2 en todo el mundo.

Los datos que arroja el estudio realizado por estos científicos resultan tan demoledores como espeluznantes.

Según estos datos, en el año 2017 el 14% de la población mundial era obesa y el 9% parecía diabetes de tipo 2.

Tras analizar estos datos y proyectarlos hacia el futuro, las conclusiones indican que, de no poner freno a este acuciante y cada vez más grave problema de salud pública, en el año 2045:

  • Más del 22% de la población mundial será obesa.
  • Casi el 12% (11,7%) de la población mundial padecerá diabetes de tipo 2.

De alcanzarse estas cifras, se pondrían en riesgo los sistemas de salud pública, que ya en la actualidad se ven obligados a dedicar enormes recursos al tratamiento de estas enfermedades.

Este estudio pone de manifiesto la enorme importancia que los responsables de los sistemas de salud pública deberían otorgar a las labores de la prevención de la obesidad si se quiere revertir esta tendencia.

Así, los datos arrojados por el estudio indican que si queremos que la prevalencia de la diabetes tipo 2 no supere el 10% a nivel global, deberíamos rebajar la prevalencia actual de la obesidad en al menos un 25%.

Esto sólo será posible si las autoridades sanitarias se conciencian de la gravedad del problema de salud pública al que se enfrentan.

Los autores resaltan que iniciativas como el programa Ciudades Cambiando la Diabetes pueden ayudar a evitar que las predicciones lanzadas por este estudio lleguen a cumplirse.

El programa Ciudades Cambiando la Diabetes es una iniciativa conjunta creada por las entidades en las que trabajan los doctores que han elaborado el citado estudio:

Este programa surge en el año 2014 cuando estas entidades constatan que los entornos urbanos albergan en la actualidad más de 2 tercios de la población afectada por la diabetes.

Actualmente son 415 millones las personas afectadas por diabetes en todo el mundo y las previsiones indican que en el año 2040 las tres cuartas partes de las personas aquejadas por esta enfermedad vivirán en las ciudades.

El objetivo principal de este programa es el de tratar de impedir el imparable crecimiento de la población afectada por diabetes de tipo 2 en las ciudades de todo el mundo.

Para ello esta asociación está llegando a acuerdos con entidades locales en diferentes ciudades de todo el mundo e intentando que tanto entidades públicas y privadas de diversos sectores como los propios gobernantes y responsables de los sistemas de salud colaboren unidos contra este objetivo común.

Hasta el momento son ya 16 las ciudades que se han unido a este programa de lucha contra la diabetes:

  • Beijing
  • Beirut
  • Buenos Aires
  • Copenhage
  • Hangzhou
  • Houston
  • Johannesburgo
  • Koriyama
  • Leicester
  • Mérida (México)
  • Ciudad de México
  • Roma
  • Shanghái
  • Tianjin
  • Vancuver
  • Xiamen

Este programa de lucha contra la diabetes ha publicado también una carta abierta dirigida a los líderes mundiales con el objetivo de concienciarlos de la gran importancia que estos niveles de prevalencia de diabetes de tipo 2 y obesidad suponen para la población, tanto en la actualidad como a corto, medio y largo plazo.

La labor realizada por el programa Ciudades Cambiando la Diabetes ha permitido obtener una mayor comprensión de cómo diversas causas ambientales, genéticas y sociales influyen en la aparición de la diabetes y cómo estos factores varían e influyen en las diferentes ciudades participantes en el estudio.

Esta información resultará fundamental para tratar de poner freno a la imparable tendencia al alza en el grado de prevalencia a nivel de mundial de esta dolencia.

El estudio presentado en el Congreso Europeo sobre la Obesidad el pasado 23 de Mayo hace hincapié en la necesidad de comenzar a trabajar cuanto antes para tratar de reducir el número de personas afectadas por obesidad y diabetes de tipo 2. Y sobre todo para evitar la aparición de nuevos casos.

Para ello resulta imprescindible incrementar los recursos destinados a la prevención de estas enfermedades o su avance resultará imparable.

Según este estudio, para lograr el objetivo de evitar que la prevalencia de diabetes tipo 2 a nivel mundial supere el 10% en el año 2045 resulta necesario conseguir rebajar la prevalencia de la obesidad a nivel mundial desde el 14% actual hasta el 10% en el año 2045.

Para alcanzar estos objetivos a nivel global los diferentes países y regiones tendrán que adaptar sus políticas a su situación actual con respecto a estas enfermedades.

Así, Estados Unidos debería rebajar el porcentaje de su población afectado de obesidad del 38% actual al 28% en 2045.

Mientras que el Reino Unido debaría rebajar este porcentaje desde el 32% actual hasta el 24% en el año 2045.

Cada uno de los países debe definir su propia estrategia de lucha contra la obesidad en función de cómo los diferentes factores genéticos, ambientales y sociales que influyen en la aparición de esta enfermedad afectan a cada país.

Pero la necesidad más acuciante es lograr que se destinen los recursos necesarios a la prevención de la obesidad.

Reduciendo su incidencia en la población se logrará también invertir la tendencia en la prevalencia de la diabetes de tipo 2.

Todo ello permitirá evitar el colapso de los sistemas de salud que muy probablemente se producirá en caso de no poner freno a la tendencia actual.

Esperamos que los datos incontestables aportados por este importante estudio sirvan para concienciar a gobiernos y responsables de salud pública para que realicen las inversiones necesarias para la prevención de la obesidad antes de que esta adquiera el carácter de pandemia.

Como el Doctor Alan Moses ha afirmado durante la presentación de su estudio en el Congreso Europeo sobre la Obesidad:

"A pesar del desafío al que todos los países se están enfrentando con respecto a la obesidad y la diabetes, esta tendencia puede ser invertida. Pero será necesario tomar medidas agresivas y coordinadas para reducir la prevalencia de la obesidad."