Balón intragástrico

El balón intragástrico es una técnica no quirúrgica y reversible que consiste en introducir un globo o balón de silicona en el estómago por vía endoscópica. Posteriormente, este balón se llena de suero o aire, limitando así la capacidad del estómago y provocando sensación de saciedad.

Se debe asociar una dieta durante el periodo de mantenimiento del balón. Una vez finalizado el tratamiento (6 meses), el balón se retira por el mismo procedimiento.

¿Cuándo está indicado el balón intragástrico?

El balón intragástrico está indicado en los siguientes casos:

  • Pacientes obesos con un IMC menor de 35
  • Pacientes superobesos, para disminuir peso previamente a la cirugía.

Resultados esperados

Unido a una dieta adecuada (blanda y de menor cuantía), el balón intragástrico proporciona una media de reduccion de peso en torno a los 15 a 20 kg.

Ventajas del balón intragástrico

La principal ventaja de esta técnica es que es completamente reversible.

Desventajas del balón intragástrico

  • Sólo puede permanecer en el estómago seis meses.
  • Se puede intolerar, por nauseas y/o vómitos  y precisar su retirada antes del tiempo fijado.
  • Se puede picar o romper por transgresión dietética y dejar de ser efectivo (un aviso en la orina de color azul por el colorante que suele llevar el balón, nos avisa de esta posibilidad).
  • Durante la extracción se pueden presentar dificultades que precisen acceso quirúrgico

Intervención, postoperatorio y seguimiento

El balón intragástrico no requiere intervención quirúrgica, y su colocación dura aproximadamente unos 20 minutos, y se realiza en una sala de endoscopia, con sedación. Se retira en quirofano, con intubación controlada por anestesista.

Observaciones

El balón intragástrico permanece alojado en el estómago del paciente durante 6 meses. Durante este tiempo el paciente puede realizar una vida normal, con la diferencia de que se sentirá saciado antes, e ingerirá cantidades menores de alimento. Durante este período de tiempo, el paciente deberá aprender a seguir unos hábitos nutricionales saludables. De lo contrario, una vez retirado el balón intragástrico, y dado que no se han producido cambios anatómicos, si se come de forma inadecuada, se puede volver a engordar.

La anatomia y capacidad del estomago no se modifican por haber tenido colocado un balón.


Otras técnicas